0

Sin mí no soy nada

Sin mí, no soy nada. Sin mí, no soy, sin cuidarme, sin quererme, sin aceptarme ¿Quién soy? ¿Qué soy?

12410543_10207799897453467_8505083222826932692_n¿Te has hecho esta pregunta alguna vez? ¿Quién eres sin ti?  Me refiero a qué eres en tu vida diaria cuando no estás conectado o conectada contigo misma. En mi caso, a veces, se me olvida qué necesito, qué quiero o quién soy ; cuando me meto en el día a día y vivo sin “tino”, sin conciencia. Esta amnesia transitoria es un indicador de que algo está fallando en mi relación conmigo misma. Sigue leyendo

Anuncios
Vídeo
0

Después de todo, nada…

Después de todo, nada… no queda nada, no queda ni las ganas de cruzarme contigo por la calle, y es que cuando sufrimos una ruptura amorosa, necesitamos un tiempo para eximir nuestros pecados, re-colocar la situación vivida y seguir con nuestra vida.

¿Pueden ser los Exs Amig@s?

Claro que sí, siempre se puede mantener una relación de amistad con un Ex, aunque depende mucho de cómo haya sido la relación de pareja y cómo sea la persona. Hay autores que creen que lo más sano es un si te he visto no me acuerdo, o como dice el Kanka en esta maravillosa canción, que abajo te dejo, “donde confiesa que más de una vez se cruzó de acera” para no cruzarse con esa persona especial, que después de todo… nada. Sigue leyendo

0

¿Qué es la Soledad?

0805_La_soledad¿Alguien podría explicarme qué es la soledad? ¿Es algo positivo o negativo? La Soledad ese ser, cosa, momento, tan deseado y odiado al mismo tiempo. Es algo, la Soledad, que se instaura en tu mente y en tu corazón y te desconecta contigo mismo. Me refiero a la Soledad Solitaria, al sentimiento de sentirse solitario contigo mismo/a, o mejor dicho, sintigo mismo/a, porque cuando nos sentimos solos, en lo más profundo de nuestro Ser, no cuesta encontrarnos a nosotros mismos. Sigue leyendo

0

Sexo a Primera Vista

Cqzo0uwW8AER4uv.jpg¿Estás pensando en Sexo? Porque yo sí, yo pienso en Sexo a todas horas, y no es que sea una “salida” o una “ninfómana”, ni un calificativo peor, una “guarra”, es que vivimos en una sociedad absolutamente sexualizada, desde la publicidad, hasta el día a día.

El sexo es importante y es salud, saber disfrutarlo y disfrutarte en ese ámbito es vital para tu salud mental.  Hoy quiero rescatar la canción de Arnau Griso – El gusto es mío, porque ellos reflejan con humor y muy buen hacer lo divertido que puede llegar a ser el sexo, con fundamento, como decimos en Canarias, con conciencia, sabiendo cuidarte y cuidar al otro/a que tienes en frente.  Sigue leyendo

0

¿Por qué ser Payasa de Hospital?

34646777_1673297206041531_4470924448190431232_o.jpgAdoro ser Payasa, me encanta reírme de mi sana tontería, de mi inmediata idiotez, de mi inocencia, de mi torpeza, de mi fracaso, de mi.

La aventura de convertirme en Payasa de Hospital comenzó hace un año y tres meses y después de un año y tres meses… sin tener gracia ninguna, todavía, me he lanzado a ir al Hospital Virgen de la Peña de Fuerteventura a compartir risas, improvisaciones, momentos y más improvisaciones con mis compañeros de Hospitran y con el personal y los pacientes del Hospital Virgen de la Peña de Fuerteventura. Sigue leyendo

0

El estrés de no poder

En situaciones de estrés o dificultad, por ejemplo, situaciones de inactividad laboral prolongada, conflictos en las relaciones, insatisfacción vital; el pensamiento de creernos incapaces de conseguir lo que queremos, puede llegar a hacerse presente. La creencia de “no puedo con esto, no sé cómo llegar a hacerlo” y el sentimiento de frustración, de enfado con nosotras/os mismas/os viene asociado.

Sigue leyendo

0

Me dejó marchar

Me dejó marchar, se acabó la relación, me dejó sola y triste y profundamente agradecida por haber dado el valiente paso de reconocer que nuestra relación no iba a más, sino cada día a menos.

Me dejó marchar, cogió sus maletas y se fue, a vivir la vida, a ser feliz…pasando primero por la tristeza del duelo, pero con la tranquilidad de las cosas bien hechas.

Y yo ahora, me dejo en paz, no me machaco, no me culpo, no me siento peor persona, ni más desdichada, ni más poca cosa, estoy tranquila, triste pero tranquila viviendo mi duelo, echándolo de menos, esperando a que pase el tiempo para volver a sonreír, a disfrutar de mí misma, a ser feliz.

Sin culpas, sin reproches, aceptando la separación y el dolor que eso supone, sin dramas, sin miedo, sólo centrada en el presente y en la tristeza.

¿Alguna vez te has sentido así? ¿Alguna vez has sufrido alguna pérdida que te haya dejado vacía/o, triste y un poco desorientado/a? Sigue leyendo