Sentido del Humor y Crecimiento Personal

El sentido del humor es una herramienta saludable e importante en mitad de un proceso de crecimiento y transformación personal; así como en nuestra vida diaria.

 Muchas veces cuando estamos en un momento bajo, no podemos ver otro color que el negro a la situación y es importante, en esos momentos, hacer un ejercicio de auto-observación y añadir un poco de otros colores a la misma. Aplicar un poco de tragicomedia a la vida y descubrirnos en un lugar distinto al de la depresión o el abatimiento. Vernos en esos momentos bajos con un punto de diversión y autodescubrimiento.

Hoy quiero mostrarles la obra maestra de un autor malagueño que se llama a sí mismo el Kanka y que hace unakanka descripción bastante cercana a algunos momentos de días duros, que agravamos más con nuestro análisis mental y nuestra actitud derrotista: ¿Por qué? ¿Por qué yo? es que no valgo… es que no sirvo.. es normal que esto me pase a mí… preguntas y comentarios que no nos ayudan a trascender y aprender en esos momentos.

En su canción podemos ver algo de actitud victimista, a veces nos gusta ponernos en ese sitio: queremos cariño, estamos frustrados y suele salir con bastante rapidez la queja y el pataleo en algunas circunstancias. Vernos en ese sitio y reírnos de nosotros mismos puede ser el comienzo del antídoto a nuestro “proceso de enfermedad” actual.

La “enfermedad” entendida como algo que no nos gusta y queremos cambiar, que no nos satisface ni nos aporta bienestar, supone el primer síntoma para dar el paso al cambio y la transformación personal. 

Y es muy importante saber que en esa transformación, hay momentos bajos, momentos de cansancio, momentos de duelo y tristeza: cuando un sueño no puede conseguirse en este momento, por ejemplo, cuando se deja una ciudad o se rompe una amistad…. y que eso también forma parte de nuestra vida: “Un ladrillo no sabe llorar pero tampoco lleva bien el compás”, renunciar a caer, renunciar a llorar a dolernos, incluso a quejarnos también; aunque se caiga en una actitud victimista;  puede hacer que renunciemos a llevar el compás de la vida, para que llegue el día primero tenemos que vivir la noche y, ver el ciclo como algo continuo y natural, nos puede aportar paz y tranquilidad durante el proceso.

Por tanto, existen momentos alegres y tristes, subidas y bajadas en el camino y cultivar el sentido del humor durante las bajadas para coger la alegría con impulso, para impulsarnos en la subida; me parece un ejercicio saludable y agradable.

Especialmente en este caso, les propongo esta canción divertida para escuchar y reflexionar.

Anuncios