El Renacimiento duele

¿A qué me refiero cuando hablo de renacimiento?

mariposaCuando hablo de Renacimiento, hago referencia a esas experiencias en las que aprendemos algo muy importante de la vida, algo como que la vida es muerte también, es encuentro y desencuentro, es llegar para irse, cuando nos damos cuenta por fin, que eso que creíamos que era así y sólo así puede ser de otra forma y algo dentro tuya se rompe.

Se rompen las creencias sobre ti misma/o, se rompe el corazón ante la ruptura de una relación, la pérdida de la amistad, de la pareja, abandonamos nuestro hogar natal para emprender un viaje hacia lo desconocido, creyendo que sabemos de qué va la vida y la vida no deja de mostrarnos una y otra vez cómo es.

seres-humanos-garcia-marquez-385x385

 

¿Duele renacer?

El dolor emocional forma parte nuestro ser, de nuestra vida, cuando perdemos a un ser querido nos duele. El dolor es natural, pasajero y sanador. El dolor sana porque al dolernos atendemos nuestras heridas, nos atendemos y nos cuidamos y crecemos.

Me gusta esta frase de Gabriel García Márquez porque refleja muy claro el dolor del “renacimiento” en la vida, lo asemeja al dolor físico del parto, es posible, que muchas mujeres sientan dolor al parir y es un dolor si entras en él y te dejas guiar lo atraviesas y vives una de las experiencias más hermosas de la naturaleza la creación de la vida.

En nuestro curso personal, de crecimiento, de desarrollo, pasamos más por el sufrimiento que por el dolor, tenemos tanto miedo a dolernos que empezamos una huida sin fin de nosotros/as mismos/as, nos anestesiamos, olvidamos, nos confundimos, perdemos, lo que sea con tal de no atravesar ese dolor, frustración, decepción, desilusión, esa pequeña muerte de creencias, estamentos, expectativas, sueños… que da lugar al renacimiento, a la Vida y a la responsabilidad de crearte a ti misma/o.

Durante el proceso...

Cuando nos atrevemos a hacer algo que pensábamos que era difícil, imposible, y lo conseguimos ¿qué frase solemos decirnos o escuchar? ¡Si no era para tanto! El miedo nos estaba jugando una mala pasada, ante lo desconocido aparece el miedo y con él las fantasías y la huida. Podemos crecer y aprender a renacer aceptando el dolor que venga, sintiéndolo, viviéndolo y dándonos cuenta de que ¡no era para tanto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s