My one and only

Años 50, Estados Unidos, New York, La señora Anne Deveraux llega a casa y se encuentra al Señor Deveraux con la cantante de la banda del Señor Deveraux en la cama, “numerito de dignidad” por parte de la Señora Deveraux (tal y como corresponde en el caso) y coge las maletas y se va.

Con la Señora Deveraux van sus dos hijos, George y Robbie, dos adolescentes que se ven sacados de sus colegios en New York y conducidos a Boston en un Cadillac recién comprado con el poco dinero que tenía papá en la caja fuerte.

-My-One-and-Only-Garden-Party-logan-lerman-21332041-500-209

A partir de aquí Anne, emprende su nueva empresa, encontrar un marido y un padre para sus hijos, y lo intenta, ¡vamos que si lo intenta!, conoce a un hombre tras otro, que le van tratando cada vez peor, su autoestima y dignidad se recompone después de cada fatídica cita, después de cada fracaso en el “business”.

Recuerda, que estamos en los años 50 en América, sueño americano, esposas complacidas en casa y hombres, honestos o no tan honestos, en el trabajo. Anne decidió romper con lo establecido y buscar fortuna por sí sola, pero ¿qué fortuna puede encontrar una mujer que ha sido educada para ser una amantísima esposa?

Su familia, la tacha de, no sé… cualquier cosa… que en los Años 50 en América se pueda tachar a una madre que decide divorciarse de su marido y hacerse cargo de sus hijos adolescentes por sí misma, y cuando George, uno de los hijos, decide reencontrarse con su padre en Boston, en uno de sus conciertos, le pregunta si su madre ha conseguido trabajo, en un tono burlón que sinceramente, pone los pelos de punta (especialmente porque el Señor Deveraux tiene bastante por lo que callar) .

Nada fácil, para las mujeres de aquella época, menos fácil para las que decidían ir contracorriente.

De Boston, a los Ángeles y en los Ángeles a ¡Hollywood!, Robbie desea ser actor y no sé cómo, Anne consigue meterse de extra con sus hijos en una película, ¡ella sola! ¿Increíble?280px-My_One_and_Only Bueno en esa época, se supone que tiene que ser una amantísima esposa, así que… podemos decir que para esa época es increíble. Gran madre, gran mujer, ella sola.

Te recomiendo este film, me parece una gran película en el que las rubias no son tontas y las mujeres no son sumisas. ¡Sólo hay que cambiar la perspectiva! ¡Yo conmigo misma!

my One and Only

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s