Testimonio de una persona tóxica

personas-toxicas¿Existen las personas tóxicas? Hoy me he levantado y buceando por internet he encontrado un curso que nos ayudaba a identificar y esquivar a la “gente tóxica” y me ha apenado profundamente. Me recordó el momento de mi vida en el que yo me había convertido en una persona tóxica y perdí amigos, perdí empleos, me perdí a mí.

¿Qué es una persona Tóxica?

1. No paran de quejarse

La gente tóxica es una gran queja constante. ¿Sabéis aquello del vaso medio lleno o medio vacío? estas personas directamente no ven el vaso, y se encargan de hacérselo saber a todos los que están a su alrededor. Les escucharás sacando pegas absolutamente a todo: si hace calor porque no para de sudar, si hace frío porque así no hay quien viva, que si  la comida está salada, que si falta sal… cualquier cosa es buena para dejar constancia de su disgusto.

2. Se comparan con los demás todo el tiempo

Y que pesados pueden llegar a ser… la comparación constante con los demás no hace sino constatar su idea de que son unos desgraciados. Obviamente, siempre habrá alguien a quien las cosas le vayan mejor y esa será la excusa perfecta para empezar a verter negatividad por todos los rincones. La gente tóxica no aprovecha su inconformismo para potenciar la motivación sino que les sirve para seguir revolcándose en su miseria.

3. Sin filtro verbal

Está bien ser consecuente y decir lo que se piensa pero las personas altamente negativas confunden esta sana premisa con el hecho de abrir la boca sin pararse a reflexionar sobre lo que van a decir. Sienten tanto malestar interno que necesitan soltarlo en todo momento.

4. Se rinden antes de empezar

El pesimismo les ahoga hasta el punto de ni siquiera intentarlo, porque en su cabeza tienen claro que la iniciativa “nunca funcionaría”. En realidad todo esto viene motivado por el tremendo miedo al fracaso que sienten.

5. Creen que todos están en su contra

El victimismo es otra de sus características de esta gente, que nunca asume la responsabilidad de la situación. Bajo su punto de vista, existe una conspiración contra ellos y por tanto, los demás son los culpables de todas su desgracias.

6. Todo son problemas sin resolución

Encontrar soluciones es tan improvable como ver un unicornio cruzando la A-6. Las personas tóxicas podrán enumerarte sin titubear todos y cada uno de los inconvenientes que detectan en su vida; sin embargo, ninguno de esos problemas contará, bajo su punto de vista, con un posible remedio.

7. No admiten consejos

Por si todo lo anterior no fuese suficiente, los pesimistas nunca aceptarán un consejo. La soberbia y arrogancia que tienen les impedirá valorar la posibilidad de no tener la razón y de agarrar las riendas de su vida.

Esta definición de Persona Tóxica ha sido sacada del artículo “7 hábitos de la gente tóxica y cómo evitarla” de la web universia.com

Es curioso, que una profesional de la salud, como yo, se pueda reconocer como persona tóxica ¿no?, también es curioso que compañeros míos profesionales de la salud promuevan esquivar a personas que no pasan por su mejor momento, en los que las negatividad les tiene confundidos y que necesitan espacio para aclararse y una escucha activa. A mí me salvaron la vida los apoyos sociales, los terapeutas a los que acudí, claro que quería tomar las riendas de mi vida y salir  de mi situación de toxicidad. Todo aquel que pasa por un momento así, al final toma la responsabilidad de salir de ello, siempre y cuando la situación no se haga lo suficientemente cómoda para no querer salir de ahí. El grado de malestar que yo vivía era tan grande que tenía ideas recurrentes de suicidio. Así que o salía o me dejaba morir.

¿Hasta que punto tememos vernos reflejados en una persona tóxica?

En mi caso, yo sufría mucho, estaba desesperada por salir de esa vorágine de negatividad y encontré en el camino como personas empezaron a esquivarme e incluso que me denominaron “mala persona”, aseguraban que nunca cambiaría. No eran capaz de ver la transitoriedad de la situación. Sólo veían que yo era un incordio, una molestia, una fuente de mal rollo en ese momento y que no me querían en sus vidas. No eran capaces de ver en ellos mismos la negatividad, el sufrimiento y acompañarme en eso, no podían, no querían, no les habían enseñado. Así que optaron por huir.

Y estaban en todo su derecho, cuando nos volvemos una persona tóxica, también somos pesados, somos más egoístas (es decir, funcionamos más con nuestro ego negativista) y distorsionamos la realidad. Fruto de expectativas no cumplidas, decepciones, exceso juicio interno, aspectos que tenemos que mirar y cambiar para salir de ahí.

¿Se puede dejar de ser una persona tóxica?

Por supuesto que sí, en mi caso, la autorreflexión, el cambio de pensamiento diario, la elección de lo que quiero hacer y ofrecerme a mí, en primera instancia y al mundo en segundo plano, me ha ayudado mucho a volver ser yo misma. Es verdad que hay amistades que se han perdido en el camino y a las que agradezco su marcha porque eran el último indicador de mi necesidad de cambio.

Esto es muy importante, si te esquivan, no te enfades con el otro, está en su derecho de salir corriendo cuando no puede soportar ver en él, lo que se refleja en tí. Somos espejos, si la persona no te aguanta porque te has vuelto un auténtico pesado, reconoce que así era imposible mantener una relación sana y lo que es más importante, de la manera en que te hablas, te tratas, te descuidas, no puedes mantener una relación sana contigo.

maxresdefaultAhora bien, NO ES MALO ser una persona tóxica, tampoco es bueno, sólo se ES, durante un periodo de tiempo determinado en el que estamos más bajos de ánimos, más negativos o estamos simplemente sufriendo los síntomas de un proceso más complejo, como en mi caso se dio. No te sientas culpable, siéntete responsable, cura tus heridas, las amistades perdidas dolerán, los empleos perdidos fastidiarán, pero esas experiencias te ayudarán a sanarte si confías en la parte genuina que habita en tí.

No somos lo que nuestra mente nos dice, ni tan santitos ni tan malechores, somos simplemente un cúmulo de ideas, patrones, aprendizajes que van conformando nuestro Ego, que nos dice quienes debemos o no debemos ser. Y más allá de todo eso somos algo desconocido e inescrutable que se manifiesta en el momento presente.

Mi invitación es a que te descubras, a que te reconozcas y a que no etiquetes a las personas, a que las escuches, a que te escuches y a que aprendas de cada situación. 

Anuncios

2 comentarios en “Testimonio de una persona tóxica

  1. Intentar ayudar a personas tóxicas que no saben que lo son es complicado y aun más si de siete puntos los acaparan todos, los consejos se convierten en un intento de querer undirlos más, según ellos.

    • Tú lo haz dicho Juan Ezequiel, cuando no hay consciencia no hay posibilidad de cambio y por tanto la ayuda no es efectiva. En esos momentos es sano retirarse, pero quiero resaltar que todos somos susceptibles de volvernos tóxicos alguna vez en nuestra vida y que en vez de huir de ello, sería interesante desarrollar un tira y afloja, una lejanía y un acercamiento, un desarrollo de tolerancia a la frustración. Gracias por tu aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s