Pausa

Pocas veces he escrito de algo tan personal y que tanto miedo me da escribir. El trastorno Bipolar.

Fui diagnosticada en Diciembre de 2015 y en Diciembre de 2020 cumpliré mi lustro como persona BIP. Ser persona BIP no me hace ni mejor, ni peor que tú, sólo diferente.

Y en lo diferente está lo bonito, ¿no?. Yo por lo menos lo veo así.

Escucho en forma bucle la canción PAUSA de IZAL, me resuena por los cuatro costados, es como si yo hablara con mi cerebro pidiéndole Pausa y él, intenso, apasionado, muchas veces escapándose de mi control me pide, me exige, me presiona a ir a toda velocidad.

“¿Tú qué sabrás? si despiertas lejos de esta casa. ¿Tú qué sabrás? Si no vives dentro de esta jaula”

Y es que a veces, me alejo de “casa” de la calma, de la paz, de ser yo misma y me vuelvo más graciosa de lo que ya por sí soy y estoy más contenta de lo que normalmente estoy y no mido bien el riesgo de mis decisiones y soy más impulsiva y; parece que no es nada malo lo que escribo, pero son pródromos, o indicadores, de que se me ha subido la marea, es decir, que estoy en modo high level, es decir, que mi serotonina está a tope, o que es lo mismo que vivir un piquito de hipomanía.

O me alejo de “casa” y me derivo hacia mares profundos, lúgubres, densos, donde mi ánimo cae en picado y estoy de mal humor, triste, sin ganas de vivir y sin ganas de nada. En esos instantes estoy de marea baja, low level, es decir, mi dopamina está desregulada y vivo un piquito de depresión.

¿Y tú que sabrás? Si no vives dentro de esta jaula…. Y no es que me viva como una persona enjaulada, me vivo como una persona libre, que tiene que autocuidarse mucho para seguir siendo libre, porque a la mínima que me descuide soy presa de mis limitaciones.

Cuando me estreso, ya sea en positivo o en negativo, la química de mi cerebro toma el control y yo dejo de pilotar y he de estar atenta para sobrellevar ese descontrol químico y que vuelva a regularse para ser yo quien pilote mi vida.

“Yo solo quiero pausa, tú rebobinar. Yo solo busco un ritmo lento, tú velocidad. Yo solo pido una dulce mentira, tú toda la verdad”

Y es verdad, que a veces me gustaría rebobinar y que no me hayan diagnosticado TBP en diciembre de 2015, y no haberme convertido en una persona BIP, y es verdad, que aunque yo busque un ritmo lento, a veces no lo consigo y mi cerebro va a toda velocidad, y es verdad, que a veces me gustaría escuchar una dulce mentira y despertar, siendo una persona sin tener la condición de ser BIP, pero que mi cerebro no deja de decirme toda la verdad, y es que por ahora y por siempre seré una persona bipolar.

Y está bien, es lo que es, es lo que hay. Lo acepto, me quiero y me reconozco en lo que soy, una persona BIP llena de defectos y virtudes, igual que cualquier otra persona del mundo mundial.

Una persona que aprende de sí misma todos los días, que crece, que se auto-observa, que se cuida, que se ama, que Es.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s