0

Me dejó marchar

Me dejó marchar, se acabó la relación, me dejó sola y triste y profundamente agradecida por haber dado el valiente paso de reconocer que nuestra relación no iba a más, sino cada día a menos.

Me dejó marchar, cogió sus maletas y se fue, a vivir la vida, a ser feliz…pasando primero por la tristeza del duelo, pero con la tranquilidad de las cosas bien hechas.

Y yo ahora, me dejo en paz, no me machaco, no me culpo, no me siento peor persona, ni más desdichada, ni más poca cosa, estoy tranquila, triste pero tranquila viviendo mi duelo, echándolo de menos, esperando a que pase el tiempo para volver a sonreír, a disfrutar de mí misma, a ser feliz.

Sin culpas, sin reproches, aceptando la separación y el dolor que eso supone, sin dramas, sin miedo, sólo centrada en el presente y en la tristeza.

¿Alguna vez te has sentido así? ¿Alguna vez has sufrido alguna pérdida que te haya dejado vacía/o, triste y un poco desorientado/a? Sigue leyendo

Anuncios
3

Adiós mi amor

El hombre de tu vida no existe, el príncipe azul está acabado, encontrar un compañero con el que compartir una vida entera requiere de paciencia, constancia, amor y elección.

Elegir todos los días que quiero estar contigo, sabiendo que algún día tu puedas elegir no estar conmigo, y cuando ese momento llega, cuando ya no nos elegimos, es momento de decir Adiós.

¿Cómo romper con una relación? ¿Cuando dar el paso de poner fin a algo que hemos estado dedicándole tiempo, esfuerzo, cariño, ganas e ilusión?

bye Sigue leyendo

Vídeo
0

Ayer no termina nunca: Historia de un duelo

Isabel-Coixet-vuelve-historia-doloroso_TINVID20130425_0002_3“Ayer no termina nunca” nos muestra una historia de un duelo. De una pérdida y el dolor asociada a ella, del momento en el que el dolor inunda a la persona y se vuelve la principal vivencia de esa persona día tras día. Y también nos habla de un duelo no dolido, de un escape, de una huida para evitar contactar con el sufrimiento asociado a la pérdida, para evitar romperse uno en mil pedazos y llorar de dolor.

Sigue leyendo